De noche o de día, mantén los mosquitos a raya con un ventilador


La elegancia está en la sencillez; mismo es el caso cuando buscamos soluciones a nuestros problemas, pues mientras más simple la solución es más manejable, sostenible a largo plazo y con menores efectos secundarios. Cuando se trata del control de mosquitos en hogares y oficinas, existen en el mercado un sin fin de soluciones químicas y esencias de aroma fuerte para ahuyentarlos, rociando o encendiendo para que los humos actúen, como aparatos para electrocutarlos, instalables o manuales; todas ellas tienen sus pros y sus contras, tanto por los riesgos que representan como su efecto en los aromas del ambiente.

Ante tantas opciones, la solución más elegante por su sencillez es el encender el ventilador. Gracias a las corrientes de aire generadas podemos superar la fuerza de vuelo de estos visitantes no deseados; dependiendo de la especie, su capacidad de vuelo está entre los 1.6 a los 2.4 kilómetros por hora, lo que los hace unos atacantes relativamente lentos. Otra de las ventajas encontradas es que dispersan nuestra esencia y nuestras emanaciones de dióxido de carbono, que aparte del calor corporal son algunos de los elementos que utilizan para ubicarnos, por lo que se les dificulta más el rastreo. Por esto, al no encontrar la fuente de emanaciones humanas y estar en un ambiente donde se dificulta volar, deciden retirarse a buscar víctimas en otra parte; sin aparatos sofisticados, cartuchos de repuesto, velas o químicos.

Para el control de insectos voladores, no se trata de una marca o modelo en especial sino de la potencia con la que pueda funcionar. Mientras que tenga la fuerza suficiente para disuadir el vuelo de los mosquitos, será suficiente para proteger nuestro sueño o las tardes calurosas, además de ser una opción de menor consumo de energía, en comparación con un sistema de aire acondicionado que podría realizar un trabajo similar utilizando más electricidad. Como opciones a sugerir tenemos:
  • Ventiladores con oscilación, en base ajustable para operar desde el piso y control de velocidades.
  • Ventiladores para escritorio, también con opción de posición fija u oscilatoria y distintos grados de potencia.
  • Ventilación de techo, al ras o con extensión para acercar su efecto a la posición más óptima, que en algunos modelos se ofrece la conveniencia de operar por control remoto.
Siguiendo la línea verde para integrarla en nuestra vida diaria, en lugar de utilizar fuertes insecticidas, podemos combinar aceites de esencias naturales de plantas que con su aroma de forma natural ahuyentan a los mosquitos, como la citronela, lavanda, crisantemo, clavo, jazmín y magnolias.

Como cierre, la recomendación queda de conseguir e instalar ventiladores en casa, que serán una solución eficaz y de eficiente uso de energía, para que dejes de gastar en soluciones temporales de químicos fuertes al olfato o caros aparatos especializados que sólo sirven para exterminar. Un ventilador ofrece una guardia ante los mosquitos, su variedad en diseños ayudan a que se integren con el lugar y se mejora tanto la circulación del aire como el flujo de la temperatura para una mayor comodidad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo se instala un ventilador de techo?

Ahorro de energía con ventiladores industriales eficientes

8 pasos para diseñar un sistema de ventilación industrial