El efecto del calor en la productividad laboral

El efecto del calor en la productividad laboral

El clima puede impactar de manera directa en el estado de ánimo, capacidad de concentración y niveles de energía durante nuestras jornadas de trabajo; esto ha sido medido por empresas estadísticas y expertos en sistemas para control de clima en edificios. La firma británica Andrew Sykes encuentra que 29% de los trabajadores encuestados se toman entre diez minutos hasta media hora diaria sin trabajar debido a condiciones incómodas de temperatura, mientras que el resto del día su desempeño es inferior si el problema persiste.

Este resultado puede parecer poco, pero significa el 2% de las horas de oficina, desperdiciadas únicamente por causas de temperatura. Tomando en cuenta las cifras laborales del Reino Unido, esto significa un costo potencial de 13 mil millones de libras esterlinas anuales a la economía. Como datos adicionales, solamente un 24% de los encuestados mencionaron que el clima en sus oficinas era el ideal para trabajar durante todo el año.

En cuanto a los efectos físicos que se manifiestan a causa de las temperaturas elevadas, se tiene el estrés térmico, el cual es una condición en la que las condiciones ambientales exceden a las capacidades del cuerpo para mantener una temperatura interna saludable, por deshidratación, temperatura y humedad elevadas. A causa de esto, el cuerpo no puede refrescarse y el calor se acumula hasta ser intolerable.

Los espacios laborales que descuidan el aspecto de la temperatura y la humedad ambiental, sumado al calor producido por la maquinaria, están destinados a perder tiempo y dinero a causa de una eficiencia inferior y los riesgos potenciales por brotes de enfermedad o accidentes laborales por lapsos de fatiga mental.

El estrés térmico hace que el cuerpo pierda líquidos y electrolitos con mayor velocidad, lo que se reflejará en cansancio, la degradación en el desempeño que implique actividades mentales y en el control motriz para las tareas físicas. Conforme la temperatura se mantenga en niveles elevados, también podrían manifestarse las enfermedades desde simples erupciones cutáneas hasta insolaciones fatales; por ello, las empresas en regiones o condiciones laborales donde se produzcan temperaturas elevadas deberán tener elementos de contingencia, capacitaciones sobre selección de atuendo e hidratación regular, sistemas para control de temperatura y aislamiento para mejorar las condiciones laborales, evitando así accidentes y promoviendo las condiciones para mayor productividad.

Hay varios criterios propuestos respecto al rango ideal de temperatura para lograr la mayor productividad; uno de los más popularizados es el propuesto por la Universidad de Helsinki de Tecnología y el Lawrence Berkeley National Laboratory (Berkeley Lab), que es mantener entre 21 y 23 grados Celsius, aunque debe ingresarse en la ecuación los distintos factores de edades y sexo de los trabajadores, puesto que aquellos del sexo masculino muestran mayor tolerancia a los extremos, mientras que el sexo femenino y personas de edades arriba de los 55 son más susceptibles a las temperaturas bajas debido a que su metabolismo va a un ritmo menos revolucionado. Igualmente se debe educar a la plantilla laboral em el uso inteligente de ropa, llevando câmbios y suéters para encontrar el equilíbrio perfecto de comodidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ahorro de energía con ventiladores industriales eficientes

8 pasos para diseñar un sistema de ventilación industrial

¿Qué es la calidad ambiental en interiores?